Árbol de navidad

CAI – Estamos a unos días de celebrar en todo el mundo la Nochebuena y en los hogares se pueden ver ya los árboles o Tannenbaum que acompañarán las fiestas. Pero, ¿conoces su historia? El árbol de Navidad es una costumbre arraigada fuertemente en Alemania que se ha extendido por el mundo. Actualmente, en casi todos los países del globo, es difícil imaginarse una Nochebuena sin un árbol iluminado y decorado como testigo de las celebraciones.

Existen muchas versiones sobre las fechas y lugares donde se utilizó por primera vez el árbol de Navidad o “Christbaum” (árbol de Cristo en alemán) como se le denominaba de antiguo.

Orígenes nobles del árbol

En un libro titulado „La invención del árbol de Navidad“ el ensayista Bernd Brunner habla de los diversos países y anécdotas que se disputan el origen de esta tradición (Estonia, Letonia, Alemania). En dicho ensayo, Brunner relata que ya en 1419 en Friburgo corría una historia acerca de que una dulcería-panadería habría adornado un árbol con galletas de especies y nueces justo en esta época y los niños acudieron a sacudir y saquear el árbol por completo.

img_1032
Arbol de navidad en el Zocalo de Puebla

Otra historia cuenta que las primeras ilustraciones que se conocen en las que aparece un pino decorado con velas, son unos dibujos en los que aparece Martín Lutero entre su familia con un árbol de Navidad al fondo. Sin embargo, como estas ilustraciones fueron realizadas en una fecha posterior, no se consideran una prueba fehaciente.

Los documentos más lejanos en el tiempo que atestiguan la presencia de „árboles de Navidad“ provienen, eso sí, de la región germanohablante al suroeste de Alemania, sobre todo de aquellas zonas con presencia protestante: la región alsaciana de Sélestat, donde sus notables adornaban un árbol con manzanas y obleas que luego eran degustadas el día de los Santos Reyes.

De hecho, existe un manuscrito de 1605 que habla de que en dicha región (sudoeste de Alemania y Alsacia) “en Navidad se preparan abetos en los locales de Estrasburgo, adornados con rosas hechas con papeles multicolores, manzanas, hostias, golosinas…” Existen pruebas de que la Catedral de Estrasburgo exhibió un árbol con éstas características ya por el año de 1539.

Se propaga su uso entre el pueblo

Lo cierto es que la tradición de adornar árboles en época de Navidad pasó de ser un acto de los más notables y adinerados dentro de un pueblo o comunidad -y una tradición algo pagana a los ojos de las Iglesias oficiales-, para convertirse en algo reclamado por el pueblo y se integró así en las festividades de todo creyente (protestante). Hay indicios de que el árbol de Navidad llegó a Berlín en el año de 1780 y, en las zonas rurales, tardó aproximadamente un siglo en extenderse esta costumbre.

Para 1830 se conocen los árboles adornados con velas y esferas (idea de un vidriero de Lauscha, en el hoy estado federado de Turingia, quien elaboraría con su trabajo lo que no podía permitirse con su dinero. Ya en 1869 los árboles de Navidad se podían ver en la mayoría de los mercados y en algunas florerías. En 1890 el comercio de árboles navideños estaba bien establecido, se podían encontrar pinos y abetos para decorar en casi cualquier lado.

La costumbre del árbol de Navidad empezó a propagarse por el mundo gracias a la migración de alemanes a Estados Unidos y otros países. La corte real de Inglaterra aceptó esta tradición en 1840. Antaño se acostumbraban los árboles de Navidad decorados únicamente con velas de cera. Con el paso del tiempo fueron agregando detalles característicos de cada región.

Los adornos varían con el tiempo y el lugar

En algunos lugares del norte de Alemania comenzaron a utilizar nueces, además de las velas. En otros, empezaron a cubrir las puntas de las ramas con “lametta” que son láminas doradas o plateadas de dos milímetros de ancho y de 30 ó 40 centímetros de largo, hechas a base de estaño. En la segunda mitad del siglo XVIII la iglesia optó por colgar ángeles de las ramas de los pinos y abetos que adornaban sus templos y cubrir con una gran estrella la punta más alta.

img_1175
Una casa con adornos navideños

Aproximadamente en 1880, los fabricantes de vidrio de la región de Turingia, con el ejemplo de aquél pobre vidriero de Lauscha, propagaron la idea de soplar bolas de vidrio que convertirían a esa región más tarde en una de las más importantes en cuanto a la creación de esferas y artesanía de vidrio soplado en Europa. Luego de las bolas de vidrio, comienza a extenderse el uso de estrellas plateadas y “cabellos de ángel” hechos de finas hebras de vidrio.

Muchas familias alemanas siguen conservando la decoración del árbol para la Nochebuena, antes o después de la cena, se cubren sus verdes ramas de originales adornos. En algunos hogares el árbol de Navidad está presente desde el primer domingo de Adviento.

Actualmente, no importa cuándo ni con qué se decore el árbol navideño, ya sea con velas, focos, esferas, golosinas, ángeles o muñecos de toda clase -existe eso sí una feria en Alemania dedicada al tema: Christmasworld en Frankfurt am Main-. Lo único importante es que el uno de los iconos de las fiestas de Navidad y no puede faltar su resplandor decorando los hogares de todos los rincones del mundo.

Schreibe einen Kommentar

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s