Confirmaciones en alemán – Ciudad de México

Un grupo de chicos y chicas de nuestra comunidad alemana recibirán el sacramento de la Confirmación de manos de nuestro obispo Monseñor Matthias König. Es un motivo de alegría porque los jóvenes darán un paso importante en su vida cristiana: el mismo Espíritu que descendió por primera vez sobre los apóstoles hoy llega con su fuerza vivificadora a confirmar el don que recibieron en el bautismo.


Monseñor Matthias König

Nació 1959 in Dortmund en Alemania. Fue ordenado sacerdote en 1985 y nombrado obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Paderborn por el papa Juan Pablo II en 2004. Mons. Matthias König, que habla alemán e inglés, es el encargado de la Conferencia Episcopal Alemana para los alemanes que viven en el extranjero. En esta función vino a México para dar el sacramento de la confirmación a los feligreses de habla alemana. Su lema dice: „Todo en nombre del Señor Jesús.“


Candidatos para la Confirmación

Isabella Accolla Calvo
Sebastian Hampson Medina
María Dávila Rodríguez
Matías Cortés Fenner
Lennart Lippl
José María Arreola Rangel
María Emilia Campos Casillas
Julieta Peña Palacios
Gustavo Adolfo Mar Zúñiga
Humberto Merino Sánchez
Martina De la Huerta Perez
Mateo De la Huerta Pérez
Montserrat Gómez Cedillo
Daniela Segón Bustamante
José Emilio Huerta Dück
Sara Ruiz Ramírez
Bettina Barden
Renata Aguirre Palacio


Procesión de entrada

Órgano: Melchior Vulpius, „Der Geist des Herrn erfüllt das All“, 1609.


① Canto de entrada


Acto penitencial

Ich bekenne Gott, dem Allmächtigen, und allen Brüdern und Schwestern, dass ich Gutes unterlassen und Böses getan habe – ich habe gesündigt in Gedanken, Worten und Werken durch meine Schuld, durch meine Schuld, durch meine große Schuld. Darum bitte ich die selige Jungfrau Maria, alle Engel und Heiligen und euch, Brüder und Schwestern, für mich zu beten bei Gott, unserem Herrn.

Der allmächtige Gott, erbarme sich unser, er lasse uns die Sünde nach und führe uns zum ewigen Leben. Amen.

② Señor, ten piedad de nosotros

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y no lleve a la vida eterna. Amén.

Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.


Oración colecta

Oremos. Señor Dios, que, por tu Verbo, realizas de modo admirable la reconciliación del género humano, haz que el pueblo cristiano se apresure, con fe gozosa y entrega diligente, a celebrar las próximas fiestas pascuales. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.


Primera Lectura (1 Sm 16, 1b. 6-7. 10-13a)[Maria Dávila Rodríguez]

En aquellos días, dijo el Señor a Samuel: „Ve a la casa de Jesé, en Belén, porque de entre sus hijos me he escogido un rey. Llena, pues, tu cuerno de aceite para ungirlo y vete“.

Cuando llegó Samuel a Belén y vio a Eliab, el hijo mayor de Jesé, pensó: „Éste es, sin duda, el que voy a ungir como rey“. Pero el Señor le dijo: „No te dejes impresionar por su aspecto ni por su gran estatura, pues yo lo he descartado, porque yo no juzgo como juzga el hombre. El hombre se fija en las apariencias, pero el Señor se fija en los corazones“.

Así fueron pasando ante Samuel siete de los hijos de Jesé; pero Samuel dijo: „Ninguno de éstos es el elegido del Señor“. Luego le preguntó a Jesé: „¿Son éstos todos tus hijos?“ Él respondió: „Falta el más pequeño, que está cuidando el rebaño“. Samuel le dijo: „Hazlo venir, porque no nos sentaremos a comer hasta que llegue“. Y Jesé lo mandó llamar.

El muchacho era rubio, de ojos vivos y buena presencia. Entonces el Señor dijo a Samuel: „Levántate y úngelo, porque éste es“. Tomó Samuel el cuerno con el aceite y lo ungió delante de sus hermanos.

Wort des lebendigen Gottes. Dank sei Gott.


④ Salmo responsorial


El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace reposar
y hacia fuentes tranquilas me conduce
para reparar mis fuerzas.


Por ser un Dios fiel a sus promesas,
me guía por el sendero recto;
así, aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú estás conmigo.
Tu vara y tu cayado me dan seguridad.


Tú mismo me preparas la mesa,
a despecho de mis adversarios;
me unges la cabeza con perfume
y llenas mi copa hasta los bordes.


Tu bondad y tu misericordia me acompañarán
todos los días de mi vida;
y viviré en la casa del Señor
por años sin término.


Segunda Lectura (Ef 5, 8-14)[Beatriz Fenner Hudolin]

Lesung aus dem Brief des Apostels Paulus an die Gemeinde in Éphesus.

Schwestern und Brüder!
Einst wart ihr Finsternis, jetzt aber seid ihr Licht im Herrn. Lebt als Kinder des Lichts! Denn das Licht bringt lauter Güte, Gerechtigkeit und Wahrheit hervor. Prüft, was dem Herrn gefällt, und habt nichts gemein mit den Werken der Finsternis, die keine Frucht bringen, deckt sie vielmehr auf! Denn von dem, was sie heimlich tun, auch nur zu reden, ist schändlich. Alles, was aufgedeckt ist, wird vom Licht erleuchtet. Denn alles Erleuchtete ist Licht. Deshalb heißt es: Wach auf, du Schläfer, und steh auf von den Toten und Christus wird dein Licht sein.

Wort des lebendigen Gottes. Dank sei Gott.


⑤ Aclamación antes del Evangelio

Dice el Señor: Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue tendrá la luz de la vida.


Evangelio (Jn 9, 1-41)

Der Herr sei mit euch. Und mit deinem Geiste. Aus dem Heiligen Evangelium nach Johannes. Ehre sei dir, o Herr.

En aquel tiempo, Jesús vio al pasar a un ciego de nacimiento. Escupió en el suelo, hizo lodo con la saliva, se lo puso en los ojos al ciego y le dijo: „Ve a lavarte en la piscina de Siloé“ (que significa ‚Enviado‘). Él fue, se lavó y volvió con vista.

Entonces los vecinos y los que lo habían visto antes pidiendo limosna, preguntaban: „¿No es éste el que se sentaba a pedir limosna?“ Unos decían: „Es el mismo“. Otros: „No es él, sino que se le parece“. Pero él decía: „Yo soy“.

Llevaron entonces ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día en que Jesús hizo lodo y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaron cómo había adquirido la vista. Él les contestó: „Me puso lodo en los ojos, me lavé y veo“. Algunos de los fariseos comentaban: „Ese hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado“. Otros replicaban: „¿Cómo puede un pecador hacer semejantes prodigios?“ Y había división entre ellos. Entonces volvieron a preguntarle al ciego: „Y tú, ¿qué piensas del que te abrió los ojos?“ Él les contestó: „Que es un profeta“. Le replicaron: „Tú eres puro pecado desde que naciste, ¿cómo pretendes darnos lecciones?“ Y lo echaron fuera.

Supo Jesús que lo habían echado fuera, y cuando lo encontró, le dijo: „¿Crees tú en el Hijo del hombre?“ Él contestó: „¿Y quién es, Señor, para que yo crea en él?“ Jesús le dijo: „Ya lo has visto; el que está hablando contigo, ése es“. Él dijo: „Creo, Señor“. Y postrándose, lo adoró.

Evangelium unseres Herrn Jesus Christus.
Lob sei dir, Christus.


Homilía

Después de la homilía llegamos a la parte central de esta liturgia. Son tres momentos: la renovación de las promesas bautismales, la imposición de las manos, y la unción con el santo Crisma.


Renovación de las promesas bautismales

Ahora, antes de recibir el don del Espíritu Santo, conviene que renueven personalmente la profesión de fe, que sus papás y sus padrinos hicieron, en unión con toda la Iglesia, el día de su Bautismo, y renuncien a todo lo que aparta del Reino de Dios, prometiendo seguir a Jesucristo con la fidelidad de los apóstoles y los mártires.

Los confirmandos se ponen de pie delante del altar, y el Obispo les pregunta:

¿Renuncian ustedes a Satanás, y a todas sus obras y seducciones?

  • Sí renuncio.

¿Creen ustedes en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?

  • Sí creo.

¿Creen en Jesucristo, su Hijo único y Dios nuestro, que nació de la Virgen María, padeció, y murió por nosotros, resucitó y está sentado a la derecha del Padre?

  • Sí creo.

¿Creen en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que hoy les va a ser comunicado de un modo singular por el sacramento de la Confirmación, como fue dado a los Apóstoles el día de Pentecostés?

  • Sí creo.

¿Creen en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?

  • Sí creo.

Ésta es nuestra fe. Ésta es la fe de la Iglesia, que nos gloriamos de profesar, en Jesucristo, nuestro Señor.


Imposición de las manos

Después el Obispo impone las manos sobre todos los confirmandos. Mientras dice:

Oremos, hermanos, a Dios, Padre todopoderoso, por estos hijos suyos, que renacieron ya a la vida eterna en el Bautismo, para que envié abundantemente sobre ellos al Espíritu Santo, a fin de que este mismo Espíritu los fortalezca con la abundancia de sus dones, los consagre con su unción espiritual y haga de ellos imagen fiel de Jesucristo. Amén.

Todos oran en silencio unos instantes.

Dios todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que has hecho nacer de nuevo a estos hijos tuyos por medio del agua y del Espíritu Santo, librándolos del pecado, escucha nuestra oración y envía sobre ellos al Espíritu Santo Consolador: espíritu de sabiduría y de inteligencia,
espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia, de piedad y de tu santo temor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Unción con el santo crisma

El Obispo marcará con la cruz gloriosa de Cristo a los confirmandos para significar que son del Señor. Los ungirá con el santo Crisma, que es aceite perfumado. Ser crismado, ser ungido es ser „otro Cristo“.

El obispo se acerca a cada confirmando. Quien presenta al confirmando le coloca la mano derecha sobre el hombro y el mismo confirmando dice su nombre. El obispo moja el pulgar derecho en el Crisma y traza el signo de la cruz en la frente del confirmando, mientras dice:

N., RECIBE POR ESTA SEÑAL EL DON DEL ESPÍRITU SANTO. Amén.

La paz esté contigo. Y con tu espíritu.

Órgano: Dietrich Buxtehude, „Nun bitten wir den heiligen Geist“, BuxWV 208


Oración de los fieles

Gott, dein Geist weht, wo er will. Er bewegt Menschen, gibt Kraft und Mut. Wir bitten dich um deinen Heiligen Geist:

  1. [María Amanda Casillas] Wir beten für diese jungen Menschen, die gerade das Sakrament der Firmung empfangen haben, dass sie in allen Lebenssituationen beschützt sind und den Mut haben, sich für dich zu entscheiden. – Gott, unser Vater im Himmel,…

…wir bitten dich, erhöre uns.

  1. [Sebastian Hampson] Wir beten für unsere Eltern, Geschwister und Paten, dass sie die Kraft finden, ihren Glauben auch zu leben und weiter zu geben. – Gott, unser Vater im Himmel, …

..wir bitten dich, erhöre uns.

  1. [Lennart Lippl] Wir beten für unseren Bischof Matthias, durch den in unserer deutschen Gemeinde heute die Firmung gespendet wurde, für alle Deutschen in Mexiko und für die ganze Kirche Gottes, dass die Kraft des Geistes immer lebendig bleibe. – Gott, unser Vater im Himmel,…

…wir bitten dich, erhöre uns.

  1. [Isabella Acolla Calvo] Por los hombres del mundo entero, que tienen un solo Creador y Padre, para que se reconozcan como hermanos y, sin discriminación de raza o de nación, busquen, con sincero corazón, el reino de Dios que es paz y gozo en el Espíritu Santo, roguemos al Señor.

Te rogamos, óyenos.

  1. [Montserrat Gómez Cedillo] Por nuestros familiares y amigos que han muerto en la esperanza de la resurrección, para que Dios les conceda el reposo eterno, roguemos al Señor.

Te rogamos, óyenos.

Gott, du bist ein guter Vater für uns. Du sorgst dich um uns. Dass du uns hörst, darauf vertrauen wir. Dass dein Heiliger Geist uns beisteht, dafür danken wir dir durch Christus, unseren Herrn. Amen.


⑥ Ofertorio

2. Gottes Treue ist so wunderbar…

3. Gottes Gnade ist so wunderbar…


Oración sobre las ofrendas

Señor, al ofrecerte alegres los dones de la eterna salvación, te rogamos nos ayudes a celebrarlos con fe verdadera y a saber ofrecértelos de modo adecuado por la salvación del mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Prefacio


⑦ Santo


Plegaria Eucarística

Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu, Espíritu, de manera que se conviertan para nosotros en Cuerpo y Sangre de Jesucristo, nuestro Señor. El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote gracias lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR USTEDES.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL, PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR USTEDES Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HAGAN ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

Geheimnis des Glaubens.

Deinen Tod, o Herr, verkünden wir und deine Auferstehung preisen wir bis du kommst in Herrlichkeit.

Éste es el sacramento de nuestra fe.

Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!

Así pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.

Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo.

Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; y con el Papa Francisco, con nuestro Obispo Carlos, y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

Acuérdate también de nuestros hermanos que durmieron en la esperanza de la resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a contemplar la luz de tu rostro.

Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.

Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.


Padre nuestro

Erlöse uns, Herr, allmächtiger Vater von allem Bösen und gib Frieden in unseren Tagen. Komm uns zu Hilfe mit deinem erbarmen und bewahre uns vor Verwirrung und Sünde, damit wir voll Zuversicht das Kommen unseres Erlösers Jesus Christus erwarten.

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir:

Padre nuestro que estás en el cielo santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Líbranos de todos los males, Señor y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.


Rito de La Paz

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: ‚La paz les dejo, mi paz les doy‘, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Der Friede des Herrn sei allezeit mit euch. Und mit deinem Geist.

La paz del Señor esté siempre con ustedes.Y con tu espíritu.


⑧ Cordero de Dios

Seht, das Lamm Gottes, das hinwegnimmt die Sünde der Welt.

Herr, ich bin nicht würdig, dass du eingehst unter mein Dach, aber sprich nur ein Wort, so wird meine Seele gesund.

Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.


Antífona de comunión

El Señor untó mis ojos: fui, me lavé, vi y creí en Dios.


⑨ Acción de gracias


Oración después de la comunión

Dios, luz que alumbras a todo hombre que viene a este mundo, ilumina nuestros corazones con la claridad de tu gracia, para que seamos capaces de pensar siempre, y de amar con sinceridad, lo que es digno y grato a tu grandeza. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Palabras de agradecimiento por parte de la comunidad alemana y de los jóvenes

Presidente del consejo parroquial Ludwig Johannsen con Matías Fenner y Martina De la Huerta Perez.


Bendición

Der Herr sei mit euch. Und mit deinem Geiste. Es segne euch der allmächtige Gott, der Vater und der Sohn † und der Heilige Geist. Amen.

Gehet hin in Frieden. Dank sei Gott, dem Herrn.


⑩ Final


HERZLICHEN GLÜCKWUNSCH AN DIE NEUGEFIRMTEN!

¡MUCHAS FELICIDADES A LOS RECIÉN CONFIRMADOS!